Todavía no está decidida la candidatura de Morena para la gubernatura

El mismo ex senador Luis  Miguel Barbosa Huerta lo dijo la noche del martes en el programa El Asalto a la razón, al periodista poblano Carlos Marín: “Tomaré la decisión después de consultarlo con mi equipo, con la dirigencia de mi partido, con mis amigos y con mi familia”, es decir no hay una decisión tomada, como se ha dicho.

           Y desde luego que en esas opiniones se tendrá en cuenta el estado de salud del don Luis Miguel, la conveniencia de salir en una segunda campaña en busca de la gubernatura con el mismo candidato; el estado de ánimo de sus partidarios; la opinión de los ayuntamientos morenistas y de los personajes más destacados del morenismo poblano.

           Es decir, puede ser que repita e la candidatura, pero también puede ser que no.

           El Presidente Andrés Manuel López Obrador dijo ya, que ofreció un puesto en el gobierno federal a Barbosa Huerta (esto fue antes de la tragedia en la que pereció al gobernadora Erika Alonso y su marido el senador Rafael Moreno Valle) pero la oferta puede estar en pié. Pero lo cierto es que hay que esperar los tiempos.

           Nunca en la historia de Puebla el número de aspirantes a una gubernatura interina, había sido tal elevado, lista en la que predominan nombres de personas que no han tenido ninguna experiencia de gobierno, bueno, ni siquiera alguna experiencia política.

           Y eso no puede ser: los diputados locales que son quienes elegirán el gobernador interino, no pueden proponerse a sí mismos y parecen estar empecinados en hacerlo, pero tampoco pueden designar a un personaje sin oficio político, sin vocación social, sin sentido humanitario.

            Hay requisitos que todo aspirante a un puesto público debe tener, de lo contrario en vez de solucionar nuestros gravísimos problemas, los vamos a ir agravando.

            A raíz de la llegada de los doctores de Harvard, traídos por Carlos Salinas, para imponernos el neoliberalismo social y político, la tradicional clase política mexicana, entrenada en el servicio social y de gobierno, por los viejos revolucionarios, desapareció, con todos sus defectos y virtudes.

            Quienes los sustituyeron no tuvieron ni los conocimientos de la historia del país, ni entendieron sus problemas, para desempeñar un buen papel al frente del gobierno.

             Ahí empezó a descomponerse todo y el descontento surgió dentro del mismo priísmo que empezó por renegar de los “tecnócratas” que habían descompuesto el panorama nacional, en lo político, en lo económico y en lo social.

              En esta cuarta reconstrucción del país, como se ha dicho, no se pueden correr riesgos. Se están tomando decisiones acertadas para resolver viejos y nuevos problemas, pero también decisiones erróneas.

               Han surgido muchos políticos improvisados, con exceso de protagonismo, que parecen no darse cuenta el daño que hacen a su partido, a la lucha que dice realizar la organización política a la que pertenecen y que más a la corta que a la larga, va a ser causa de decepción ciudadana.

               Los cambios políticos, no se hacen en un día, ni en un mes, ni en un año. Es más, no se ven ni en un periodo de gobierno y menos si el partido o la organización a la que pertenecen, no se preocupa de algo tan importante como es la educación política de su gente.

             Morena está urgida de impartir a sus miembros educación política, de estructurarse y de organizarse adecuadamente para trabajar para convertirse en un partido digno de la confianza y del respaldo de los ciudadanos. Si no trabaja  en esto, será un partido más destinado al fracaso. Y ya de partidos fracasados, estamos llenos.

             Le decíamos ayer, que Morena tiene un problema más al frente: se le puede descomponer el proceso de elección de Juntas Auxiliares, que suman más de seiscientas en la entidad.

            Nos informan, personas que saben, que la elección se hará el mismo día, de acuerdo con la ley, en las mas de 600 adscripciones municipales auxiliares. La elección será el 27 en todo el estado y la toma de posesión a mediados de febrero.

            Por lo que se refiere a la elección del gobernador interino, puede ser esta o la semana entrante y por lo que toma a la elección de gobernador constitucional, en el mes de junio, es decir, que los partidos políticos, desorganizados, divididos, desideologizados, etc., deberán trabajar horas extras para tener todo a tiempo para no fallar, aunque si fallan, ni se va a notar. Siempre han fallado.

Acerca de: redaccion

Puede interesarle

Guillermo Pacheco Pulido ¿“Habemus candidatus”?…

¿Casualidad?…no creo…y es que se encontraron en el restaurante El Mural…o sí se dio esa …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *