Washington.-Los líderes demócratas del Congreso de Estados Unidos rechazaron un discurso a la nación del presidente Donald Trump y exigieron al mandatario el fin del cierre parcial del gobierno. Tras la intervención del gobernante desde la Oficina Oval de la Casa Blanca, la primera de su mandato, el líder de la minoría del partido azul en el Senado, Chuck Schumer, y la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, respondieron de manera conjunta. Ambos legisladores pidieron a las cadenas de televisión que trasmitieron en vivo las palabras de Trump el mismo tiempo al aire del presidente con el fin de exponer sus criterios. En opinión de Schumer y Pelosi, el jefe de Estado es responsable de avivar el miedo con sus pedidos de un muro en la frontera con México para el cual demanda cinco mil millones de dólares. La negativa de los demócratas a avalar ese monto y la oposición de Trump a firmar cualquier norma carente de tal cantidad impidieron la aprobación de leyes de gastos que hubieran evitado la actual paralización gubernamental, en vigor desde el final de la medianoche del 21 de diciembre pasado cuando se agotaron los fondos. Gran parte de lo que hemos escuchado del presidente a lo largo de este cierre sin sentido ha estado lleno de desinformación e incluso malicia, manifestó Pelosi. ‘Trump ha elegido el miedo. Queremos comenzar con los hechos’, recalcó la congresista, quien asumió el cargo hace cinco días cuando una nueva Cámara baja, de mayoría demócrata, inició sus funciones. Schumer apoyó los criterios de Pelosi, y expuso que la mayoría de los gobernantes norteamericanos han usado la Oficina Oval con propósitos nobles. Este presidente solo usó el telón de fondo de ese lugar para crear una crisis, avivar el miedo y desviar la atención de la agitación en su gobierno, subrayó. Consideró que el símbolo de Estados Unidos debería ser la Estatua de la Libertad, y no un muro fronterizo. De acuerdo con Trump, hay una creciente crisis humanitaria y de seguridad en la frontera sur, y su país ya no puede recibir a la cantidad de inmigrantes que ingresan ilegalmente a territorio estadounidense. ‘No tenemos espacio para retenerlos y no tenemos manera de devolverlos de inmediato’, precisó el presidente, quien añadió que sus compatriotas se ven afectados por la inmigración ilegal descontrolada.

Washington.-El presidente estadounidense, Donald Trump, se refirió a la existencia de una crisis fronteriza durante un discurso a la nación en el cual apeló a su habitual retórica que criminaliza a los inmigrantes.

Mis compatriotas estadounidenses, esta noche les hablo porque hay una creciente crisis humanitaria y de seguridad en nuestra frontera sur, expresó el mandatario republicano durante el mensaje pronunciado en vivo desde la Oficina Oval.

De acuerdo con el gobernante, quien hizo de la edificación de un muro en los límites con México una de sus principales promesas de campaña, Estados Unidos ya no puede recibir a la cantidad de inmigrantes que ingresan ilegalmente al país.

‘No tenemos espacio para retenerlos y no tenemos manera de devolverlos de inmediato’, expresó el jefe de Estado, y añadió que todos los estadounidenses se ven afectados por la inmigración ilegal descontrolada.

Trump acusó a los inmigrantes indocumentados de reducir los recursos públicos y afectar los empleos y salarios, fundamentalmente de los afronorteamericanos y la población hispana, a pesar de que no existe un consenso al respecto y algunos estudios señalan su importante contribución a la economía.

El jefe de la Casa Blanca dedicó una buena parte del discurso de casi 10 minutos a mencionar crímenes cometidos por inmigrantes indocumentados, entre ellos asesinatos, como uno de sus argumentos para pedir una mayor seguridad fronteriza y la construcción de la barrera.

Mientras el mandatario suele hablar de delitos ejecutados por quienes se encuentran de forma ilegal en esta nación, un estudio realizado el pasado año por el Instituto Cato arrojó que los inmigrantes, legales o ilegales, son menos propensos que los estadounidenses nativos a ser condenados por un crimen.

Trump se refirió, asimismo, a que grandes cantidades de drogas llegan al país a través de la frontera sur, y relacionó ese tráfico con la muerte de unos 300 estadounidenses cada semana solo por heroína.

Según el presidente, el 90 por ciento de esa droga entra por los límites con México, algo que medios locales de prensa rebatieron de inmediato, al señalar que según datos del propio Gobierno, la mayoría de esas sustancias arriba a esta nación mediante puertos legales de entrada.

En otra parte de su alocución, el jefe de Estado manifestó que el cierre parcial del Gobierno iniciado el 22 de diciembre se mantiene todavía debido a que los demócratas no quieren financiar la seguridad fronteriza.

Trump no hizo referencia a que el partido azul aprobó ya una normativa en la Cámara de Representantes para reabrir las agencias afectadas y prolongar hasta febrero próximo las discusiones en torno al muro, una propuesta que él mismo rechazó pues solo desea una ley que contenga cinco mil millones de dólares para la obra.

Pese a todos esos pronunciamientos, el gobernante no concretó su amenaza de declarar una emergencia nacional, una alternativa que podría haber empleado para conseguir los fondos del muro de manera unilateral.

Acerca de: redaccion

Puede interesarle

Trump retoma amenazas contra México ante llegada de indocumentados

Washington.-El presidente Donald Trump amenazó con tomar medidas contra México con el argumento de que …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *